TRINCHEROS.... montaña, naturaleza, viajes
 
Duración: 1 hora en total. Dificultad: muy fácil

Paseo fácil, sin dificultad, y entretenido si se decide entrar en el fuerte. Desde Canfranc Estación en dirección a Candanchú puede cogerse un camino justo al final del pueblo, en el último parking que se encuentra a la derecha. De ahí tomamos dirección norte hacia el fuerte de Coll de Ladrones, dejando atrás el área industrial de Silos y la fábrica de hormigón. Posteriormente pasamos junto a la entrada de la panadería Buisan y cruzamos al otro lado del río por un puente de piedra, incorporándonos al sendero del Camino de Santiago que viene desde Candanchú (Imagen1). La subida puede hacerse todo el rato por dicho sendero, o bien incorporándonos a la pista para coches, que viene de Canfranc Estación. Con cualquiera de los caminos llegaremos al fuerte en unos 20 minutos.

El fuerte militar inicial se construyó entre 1751 y 1758 y su fin era el de defender al valle que dominaba, aunque por fortuna en dicho lugar no se libró nunca ninguna batalla. La edificación primitiva presentaba defectos de construcción, y las continuas filtraciones de agua hicieron que fuera abandonado en 1801. En 1888 se decidió edificar un nuevo fuerte sobre el anterior, que quedó obsoleto en pocos años, siendo cerrado definitivamente en 1961. Posteriormente fue subastado por el Ministerio de Defensa, siendo actualmente propiedad privada.

El acceso a la fortaleza actualmente está prohibido, salvo en los horarios de visita, únicamente en los meses de verano. Sin embargo, si tenéis un poco de habilidad y mínimos dotes de escalada no es difícil penetrar en él, (sin necesidad de cuerda ni material técnico), aunque por motivos obvios no podemos poner en esta web los posibles accesos. La visita a la fortaleza merece la pena, ya que el estado general de los edificios es bueno, aunque en algunas estancias hay que andarse con cuidado, por peligro de caída de cascotes. Desde la plazoleta o mirador que domina hacia Canfranc Estación hay una escalinata de piedra subterránea, que desciende hacia el interior del macizo montañoso, en un descenso divertido, y con cierto aire de misterio que nos permitirá atravesar toda la montaña de lado a lado. La escalera subterránea está bien conservada en los primeros tramos, pero la parte final tiene un gran deterioro, por lo que hay que andarse con cuidado, sobretodo en los días de lluvia, en los que se filtra agua por allí. La bajada puede hacerse sin linterna, ya que la luz del exterior se filtra por unas troneras existentes en la pared lateral izquierda, aunque creemos que ésta es recomendable para ver por dónde pisamos. Al final de la escalera hay una estancia con una placa que rememora la visita del rey Alfonso XIII al fuerte, y unos escalones más arriba existe un gran boquete en la roca, que nos permitirá salir de nuevo al aire libre. Desde ahí bajaremos monte a través por un sendero mal dibujado, y de nuevo nos incorporaremos al Camino de Santiago, de forma que en unos 15 minutos estaremos de nuevo en Canfranc Estación.

Escrito por M.O- Trinchera
Picture
Punto de inicio
Picture
Aproximándonos al fuerte
Picture
Gran parte del fuerte está excavado en la roca
Picture
Estancias militares
Picture
El pasadizo subterraneo, primeros tramos
Picture
En los últimos tramos la escalera está totalmente derruída
 


Comments




Leave a Reply